Si te gusta la naturaleza y quieres descubrir la belleza que esconde Colombia, ¡tienes que visitar el cañón del Río Anchicayá en el Valle del Cauca! A continuación, redBus te muestra todo lo que puedes hacer en este destino para que te animes a conocerlo.

Anchicayá.

Estatua de Sebastián de Belalcázar en Cali

La región del Valle del Cauca cuenta con muchas atracciones turísticas y sitios interesantes para los viajeros. Además de Cali, Palmira, Buga y Cartago, las ciudades más grandes del departamento, la región tiene una belleza y un capital ecológico inmenso. De entre todos sus sitios icónicos para el ecoturismo, quizá el más importante sea el Parque Nacional Natural Los Farallones. Ubicado cerca de Santiago de Cali, la capital del departamento, este parque es imprescindible para los viajeros.

 

Anchicayá.

Santiago de Cali

En este santuario natural, a su vez, puedes encontrar muchos lugares espectaculares donde conectarte con la naturaleza. Uno de ellos se encuentra al fondo del imponente cañón Anchicayá. Este río, famoso por sus rápidos, ideales para practicar deportes acuáticos, es una joya natural. Es por eso que hoy hemos preparado un especial sobre este hermoso lugar. ¡Acompáñanos a navegar por las cristalinas aguas del Río Anchicayá!

descarga la app redBus

 

¿Cómo es el Río Anchicayá?

Anchicayá.

Río Anchicayá.

Como ya se mencionó, el río Anchicayá hace parte del Parque Nacional Natural Los Farallones, ubicado cerca de Cali. Es un río sinuoso y extenso, al punto que no todo su cauce se encuentra dentro del parque. Nace al oeste de Santiago de Cali y desemboca en la bahía de Buenaventura, en el Océano Pacífico. En la zona son frecuentes las lluvias, el clima es húmedo y ronda los 26º-28º centígrados.

 

Anchicayá.

Los Farallones

Al igual que otros ríos que desembocan en el Pacífico, el Anchicayá es alto en biodiversidad. En particular, el Anchicayá, cuenta con ecosistemas de planicie fluvio-marina, piedemonte y llanura aluvial. Reptiles como el caimán y la babilla, aves de todo tipo y peces como el barbudo, la carpa o la sabaleta, son algunas de las especies que viven y se nutren del río Anchicayá. Estos peces forman parte de los medios de subsistencia fundamentales para las comunidades de la zona.

 

Anchicayá.

Represa en Anchicayá.

Aunque parte de su recorrido se encuentra en áreas protegidas, varios tramos del Anchicayá han sido usados como fuente energética. Existen dos embalses destinados a la generación de energía hidroeléctrica, en las partes alta y baja del río. Ello abastece de electricidad a buena parte de la región, convirtiendo al río en un activo estratégico para la región, no solo a nivel ecológico e hídrico, sino también a nivel energético y, por supuesto, económico.

 

Anchicayá.

Represa en Anchicayá.

Las comunidades de Anchicayá

Anchicayá

Niños jugando en Anchicayá. Foto: @Kayak Colombia

Además de la increíble biodiversidad y variedad de climas y ecosistemas, el Río Anchicayá también es hogar de varias comunidades indígenas y afrocolombianas. La mayor presencia de estos últimos se remonta a la época colonial, en la que los esclavos eran traídos para trabajar en la búsqueda de oro y piedras preciosas a lo largo del río. Aquellos que podían fugarse conformaban comunidades escondidas llamadas ‘palenques’.

 

Anchicayá

Habitantes de Anchicayá. Foto: @El País

Estos palenques eran sitios libres en los cuales los pueblos de esclavos liberados por sí mismos constituían comunidades autónomas. Con la llegada de la Constitución de 1991, a varias de estas comunidades se les reconoció el autogobierno con ciertas excepciones en la aplicación de leyes civiles y penales según sus costumbres y tradiciones.

 

Anchicayá

Habitantes de Anchicayá. Foto: @El País

La economía de estas comunidades se basa en explotar de forma artesanal y sustentable los recursos de la zona. Así, la pesca, la caza, la agricultura, recolección, la explotación maderera y minera son sus formas de subsistencia. Además, debido al gran acervo cultural con el que cuentan estas comunidades, una parte importante de su economía son las artesanías y productos manufacturados. Las comunidades se encuentran cerca del río y es posible adquirir algunos de sus productos.

 

¿Cómo llegar al Río Anchicayá?

Anchicayá.

Los Farallones

Para llegar al Río Anchicayá, lo más recomendable es hacerlo a través del Parque Nacional Natural Los Farallones. En primer lugar, debes llegar a la ciudad de Santiago de Cali, cerca de la cual se encuentra el parque. Compañías de buses como Flota Magdalena realizan la ruta de Bogotá a Cali. El tiempo de viaje es de 10 horas y el costo aproximado del pasaje de bus es de 80.000 COP.

 

Anchicayá.

Los Farallones

Una vez en Cali, puedes acceder al parque por tres zonas: el centro de educación El Topacio, ubicado en la cuenca del Río Pance, Quebradahonda, a cuarenta minutos de El Topacio, o Peñas Blancas, a cincuenta minutos hacia la cuenca del Río Pichidé. También hay una opción poco usada que es llegar por Los Paramillos, tras una travesía por un camino escarpado de seis a ocho horas.

 

Anchicayá.

Fauna de Anchicayá.

En cualquier caso, es preferible que no vayas por tu cuenta, solo y sin conocimiento de la zona. Lo más recomendable es contar con un guía local que cuente con los permisos para el ingreso al parque y que conozca los lugares más seguros y cómodos para emprender el recorrido. Una vez en el parque, debes seguir alguno de los afluentes del Río Anchicayá para llegar a este.

 

Anchicayá.

Los Farallones

¿Qué hacer en el Anchicayá?

Anchicayá.

Anchicayá. Foto: @Kayak Colombia

El plan más usual para realizar en la zona involucra aprovechar el caudal y la velocidad del agua del río para practicar deportes acuáticos. En general, el deporte favorito de los turistas que visitan el Anchicayá es el Kayak, que puede practicarse solo o en equipo. Para realizar esta actividad, debe contarse con todas las medidas de seguridad. Recomendamos no aventurarse a esta práctica sin protección ni equipos de seguridad.

 

Anchicayá.

Anchicayá. Foto: @Kayak Colombia

La ruta de kayak más usual comienza en el Río Agua Clara y termina en el río Sabaletas. El trayecto es de aproximadamente 18 kilómetros e incluye recorrer la quebrada San Marcos y la cascada Dos Marías. Es una actividad muy interesante que permite disfrutar de la naturaleza, del paisaje y, en particular, de las aguas cristalinas de este maravilloso río. Es un deporte que mezcla la observación, la destreza física, la adrenalina y la diversión.

 

Anchicayá.

Anchicayá. Foto: @Kayak Colombia

Para quienes solo desean practicar kayak sin aventurarse por el Parque Nacional Natural Los Farallones, también hay planes especiales. Estos viajes se planean en grupos de cuatro a nueve personas e incluyen recorridos desde Cali por la carretera vieja a Buenaventura. Si eres un amante de los deportes acuáticos, no tendrás una mejor oportunidad que esta para poner a prueba tu destreza sobre la corriente.

 

Recomendaciones

  • Está terminantemente prohibido dañar o traficar con la flora y fauna locales. Hacerlo puede conllevar sanciones penales como multas e incluso cárcel.
  • Es importante estar pendientes y respetar el clima. Si hay lluvia o se pronostica un mal clima es preferible cancelar o aplazar el recorrido.
  • Llevar GPS, celulares u otros equipos de comunicación que puedan servir para pedir ayuda u orientarse.
  • Si bien este es un plan que puede ser realizado en familia, debe tenerse en cuenta el estado físico de quienes vayan. El recorrido puede ser exigente y agotador, por lo que es bueno prepararse o abstenerse de practicar deportes acuáticos.
  • Es recomendable llevar bloqueador solar, repelente, suficientes bebidas hidratantes y algo para merendar.

 

Anchicayá

Anchicayá. Foto: @Kayak Colombia


Si quieres conocer más del Valle del Cauca y de Colombia, ¡te invitamos a visitar nuestro blog de viajes!

Tu aventura está en redBus