Tatamá: visita el único páramo virgen del mundo

99
Rate this post

El Páramo Tatamá se ubicada entre los departamentos de Risaralda, Chocó y Valle del Cauca. Tiene más de 50.000 hectáreas que están habitadas por una diversidad en flora y fauna asombrosa. En esta oportunidad, redBus te invita a conocer este parque más de cerca.

Parque Nacional Natural Tatamá
Parque Nacional Natural Tatamá Foto: parquesnacionales.gov.co

 Parque Nacional Natural Tatamá

Este hermoso parque es conocido por su geografía agreste y sus empinadas laderas, con pendientes casi verticales y farallones majestuosos. Gracias a esto se ha merecido la fama de ser el único páramo virgen del mundo y, además, de ser uno de los más inaccesibles. A su vez es un refugio natural de muchas aves y mamíferos como el tucán de montaña y el oso de anteojos.

El parque se destaca en la cordillera Occidental por el excelente estado de conservación de sus ecosistemas. En su territorio nacen afluentes que drenan las vertientes de los ríos San Juan y Cauca. En su parte más alta alberga el páramo de Tatamá, que junto con los de Frontino y El Duende son los únicos tres páramos de Colombia que no han sufrido alteración humana.
Parque Nacional Natural Tatamá
Parque Nacional Natural Tatamá Foto: parquesnacionales.gov.co
Su gran diversidad se refleja en su temperatura. Para la vertiente occidental se tiene una temperatura entre 3°C y 15°C y para la vertiente oriental entre 4°C y 16.7°C respectivamente.
Al ser una zona de conservación, el mayor interés de visitar el parque yace en su gran diversidad. Además de esto, el Parque Nacional Natural Tamatá marca la frontera entre la región pacífica y la andina de Colombia. Su gran verdor y aire puro lo convierten en un atractivo para locales y expertos internacionales.
Uno de los mayores beneficios que ofrece el parque es el papel que cumple en la regulación hídrica, de donde surten sus acueductos, por lo menos 9 poblaciones, además de jugar un papel muy importante en la producción agropecuaria en los sectores de Risaralda y Valle.

 

¿Qué hacer en el Parque Nacional Natural Tatamá?

Ante todo, Tatamá es una oportunidad para conectarse con las impetuosas montañas colombianas y entender así su gran valor ecológico. A continuación, los dejamos con algunos de los secretos que tiene este parque, ¡descúbrelos!

 

1. Fauna y flora

Fauna en Tatamá
Fauna en Tatamá Foto: colparques.net

Si eres amante de los animales, aquí vas a sentirte en el cielo. El grupo de aves cuenta con 51 familias, 270 géneros y 402 especies. Las familias con mayor representatividad son: Tiránidos con 30 Géneros y 47 especies. Le sigue los Tráupidos con 19 Géneros y 43 especies. Por último, tenemos los colibríes con 28 Géneros y 36 especies. 18 de las 163 especies presentan algún grado de vulnerabilidad a nivel local y global.

Los mamíferos habitantes del parque son representantes de la fauna endémica de los andes, entre los cuales se encuentran: el oso de anteojos, el borugo de páramo, el ratón de monte, dantas, pumas, puerco espines y  dos especies de cusumbo. También está la “Comadreja Colombiana”, que ha sido catalogada como el mamífero más raro en Sudamérica. Los únicos cinco ejemplares que han sido estudiados provienen de Colombia y Ecuador. Se han registrado 110 especies de mamíferos pertenecientes a 67 géneros.

Fauna
Fauna Foto: colparques.net

Los lagartos son los reptiles más abundantes de la reserva, la mayoría vive en los árboles y pertenece a la familia Iguanidae. Sobresalen las lagartijas Anolis, comúnmente confundidas con el camaleón, ya que muchas tienen la habilidad de cambiar su color.

Además del anturio negro y las 564 especies y morfoespecies de orquídeas, se protegen especies de árboles con maderas finas. Algunas de estas están en peligro de extinción: nuquetoro, comino crespo, barcino, gallinazo negro, Molinillo Copachi y aguacatillo.

 

2. Historia

Visitantes
Visitantes Foto: risaralda.gov.co

Existen varias historias y leyendas acerca de lo antiguos habitantes de la zona. Muchos relatos hablan de una civilización avanzada de guerreros poderosos. Sin embargo, aunque se han descubierto importantes sitios arqueológicos en “Pueblo Rico”, “cerro de Moctezuma” y “el Tesoro” al norte de la reserva, no han sido lo suficientemente estudiados.

En el área se encuentran restos de establecimientos de indígenas tataimas, tadóes y tunasis, pertenecientes aparentemente a la filiación karib-chocó. El ingreso de los españoles en la región, a su vez de su práctica de la encomienda y el uso del indígena como mano de obra en las minas de oro, causó la migración de varios grupos indígenas.

En la actualidad, este territorio lo habitan comunidades mestizas, indígenas y negras. En la parte noroccidental del departamento de Risaralda habitan los indígenas chamí o emberá-chamí, pertenecientes a la etnia chocó. Existen casi 5 000 individuos chamíes que se dedican al cultivo de huertas, la cacería, la recolección y la pesca.

La actividad agrícola con mayor presencia en la región es el cultivo de café en Risaralda y caña de azúcar en el Valle del Cauca.

 

3. Hospedaje diferente

Finca Montezuma
Finca Montezuma Foto: altomira.co

El parque, al ser una reserva natural, no cuenta con instalaciones específicas para el alojamiento del turista. Sin embargo, la Corporación Autónoma Regional de Risaralda tiene una propiedad en la Vereda San Rafael, en la que se pueden alojar aproximadamente 40 personas. El lugar brinda servicio de restaurante y de guías.

Cerca del parque están los municipios de Risaralda, como Pueblo Rico, Apía o Santuario. Aquí puedes encontrar hospedaje y conocer la cultura propia de esta región. Ya dentro del parque tenemos la Finca Montezuma, donde también es posible hospedarse y encontrar guías. Este sitio da entrada a la reserva del parque.

 

¿Cómo llegar al Parque Nacional Natural Tatamá?

Lo primero que debes hacer es llegar a las ciudades de Manizales o Pereira. Desde Bogotá el pasaje cuesta $ 60.000 COP (20 USD). Estando en estas ciudades puede tomarse la carretera que conduce a Santuario y, después, el carreteable a la vereda Los Planes de San Rafael.

A partir de allí arranca un camino que sigue la hoya del río San Rafael. Primero pasa por la cabaña del Ministerio del Medio Ambiente (1 o 2 horas) y, posteriormente, conduce a la región de los páramos. Este camino toma de 6 a 8 horas.

Los sitios en los cuales hay excursiones cuentan con cascadas, chorros, valles y lagunas. Es imposible no dejarse llevar por la belleza de su flora y fauna, que se encuentra en perfecto estado de conservación. Por el motivo anterior, cada visitante es advertido acerca del cuidado que debe tener en el lugar.

 

#ElDato

  • Este parque no cuenta con infraestructura para hospedarse debido a que el objetivo es su conservación, pero se puede acampar en las zonas destinadas para ello.
  • Recuerda llevar botiquín de primeros auxilios, ropa apropiada para clima frío, botas, capa impermeable y equipo completo para acampar. Deben llevarse todas las provisiones. Y no olvides, no destruyas la vegetación y no contamines las fuentes de agua.
  • La Finca Montezuma está preparada para recibir unos 10 huéspedes en habitaciones independientes muy agradables y con agua caliente.
  • Las máximas lluvias se registran en mayo y entre octubre y noviembre; las mínimas se registran en febrero y en julio.
  • El acceso a internet es prácticamente nulo, así que mejor olvídate de tu celular.

 

Ahora que sabes todo lo referente a este maravilloso lugar, ¡solo debes animarte a visitarlo!


¡Conoce con el blog de redBus toda la variedad de parques naturales que tiene Colombia! ¡No esperes más y disfruta de un momento inolvidable y lleno de relajo junto a tu familia o amigos!

 

Créditos de portada: parquesnacionales.gov.co

Déjanos un comentario :)