Si siempre estás en búsqueda de impresionantes paisajes, este artículo te encantará. Hoy, redBus te muestra un destino natural muy atractivo ubicado en el departamento de Risaralda. Se trata del majestuoso Santuario de Fauna y Flora Otún Quimbaya, hogar de una vasta cantidad de especies, como el mono aullador, que tiene uno de los gritos más potentes del reino animal.

santuario

Foto: viamichelin.es

¿Quieres vivir una experiencia de aventura en medio de la naturaleza? Colombia cuenta con una gran diversidad de ecosistemas a lo largo y ancho del territorio. Sin embargo, en el departamento de Risaralda (zona cafetera por excelencia) hay un paraíso terrenal color verde, fuente de una interminable sinfonía de sonidos silvestres ¡¿Qué estás esperando para venir al Santuario de Fauna y Flora Otún Quimbaya?!

 

Vida en el Santuario de Fauna y Flora Otún Quimbaya

santuario

Foto: calidris.org.co

En la entrada del parque hay un cartel de bienvenida que dice: “Hogar del Mono aullador, Puma, Oso de anteojos, Dania, Guaguas, Soledad de montaña, Pavas, Barranquero, Tucanes, Águilas, entre otros”. El problema es que al final debería decir “Entre una infinidad más”, porque se estima que el 14% de aves que hay en el país viven en este ecosistema. Más o menos unas 300 especies de aves, cada una con su canto particular.

Como mínimo, por el sendero irás escuchando el caudal de los ríos Otún y el Barbo; así como el canto de pájaros pequeños. Eso por el lado de las aves, pues este es el reino de los sonidos de todo ser vivo que ronda por ahí. El mono aullador por ejemplo, grita fuerte para advertir la presencia de otros grupos; o para fortalecer lazos sociales o de pareja. Y de acuerdo a la ocasión, es un tipo de aullido u otro.

En este lugar tendrás un festín para los oídos. Por favor, abstenerse de traer audífonos a este viaje. ¡Con la música de la naturaleza es más que suficiente!

 

El ecosistema del santuario

santuario

Foto: sostenibilidad.semana.com

Toda la vida anteriormente mencionada es posible gracias a la ubicación de este santuario. En la cordillera central de la región andina, esta reserva tiene valles, bosques, páramos, selvas húmedas y más. Todo esto en diferentes pisos térmicos. Su cercanía y conexión con el Parque de Los Nevados, hace posible que tenga montañas, donde se forma neblina.

Aquí se pueden ver orquídeas, bromelias y otras 259 especies de flora, que posibilitan la existencia de gran diversidad de aves y mariposas.

El río más importante que atraviesa el parque es el río Otún. Este nace de la Laguna del Otún (un embalse del Parque de Los Nevados) que desemboca en el imperial río Cauca. De aquí, la corriente atraviesa la ciudad de Pereira y luego se va a alimentar los termales de Santa Rosa de Cabal.

santuario

Foto: sostenibilidad.semana.com

La inauguración del parque se dio en el año 1996. Son 489 hectáreas de naturaleza, que se esparce desde 1.750 a 2.250 metros sobre el nivel del mar. Y fue creada para hacer investigaciones científicas, buscando concientizar a la población sobre la importancia de cuidar este ecosistema.

Esta altimetría, junto con sus 16 grados centígrados promedio, hacen que este lugar sea la zona perfecta para la siembra de café. Por esto, el sol de la mañana siempre viene acompañado de una taza de café o tinto, como se le conoce normalmente en Colombia. La gastronomía de la región también suele incluir en el desayuno una arepa con mantequilla y sal, huevos al gusto y un vaso de jugo de naranja.

 

Alojamiento y actividades para realizar

santuario

Foto: parquesnacionales.gov.co

Hay algunas opciones para el alojamiento. El santuario cuenta con infraestructura para alojar 90 personas en dos edificaciones: “Aldea Quimbaya” y la del “Cacique Otún”. En paralelo está la asociación comunitaria Yarumo Blanco que hace paquetes turísticos en el interior de la reserva. Este grupo promueve el respeto y la integridad con el patrimonio natural de la región, a través de educación ambiental y actividades de esparcimiento.

También ofrecen planes para hacer senderismo, ciclomontañismo y cabalgatas en el Bosque de Niebla. Además, incluye una visita a la Cascada Los Frailes, un salto de agua de más de 70 metros. Es recomendable que lleves ropa cómoda, zapatos de caña alta o botas plásticas, impermeable,  binoculares y medicamentos personales.

Hay muchos senderos dentro de la selva, cada uno con tarifas distintas según la distancia por recorrer. En todos ellos hay letreros con información general sobre las especies de flora y fauna que están por ahí. Uno de ellos es el sendero del río, con una longitud de dos kilómetros y medio que son caminables en una hora. En ellos se escucha todo tipo de aves, y viven especies singulares como la Mariposa Alas de Cristal.

El ingreso a la reserva cuesta $8.000 COP ($3) para turistas nacionales; para extranjeros, $12.500 COP ($4). Al ingresar, los visitantes reciben una charla inductiva sobre el cuidado y la importancia de esta selva subandina. Después el guía lleva a su grupo asignado por el sendero. Es importante recordar que no se debe dejar basura, ni se debe alimentar a los animales.

 

¿Cómo llegar al santuario?

Foto: rutasdelpaisajeculturalcafetero.com

Una vez llegas a Pereira, hay un servicio de chiva que sale en varios turnos al día tanto de ida como de regreso al santuario. Se tienen que abordar en el paradero de la calle 17 entre las carreras 11 y 12 (Plaza Cívica Ciudad Victoria). Los horarios son: 7:00 a.m., 9:00 a.m. y 3:00 p.m.; los domingos y festivos hay un servicio adicional a las 12:00 m. Empresas de buses como Flota Magdalena realizan el recorrido desde ciudades como Bogotá a Pereira.

La entrada al santuario está en el km 15 vía Pereira – El Cedral (corregimiento La Florida), por la salida oriental de la capital risaraldense. El viaje dura un poco menos de una hora.

Desde Armenia (capital de Quindío), se cruza el corregimiento de El Manzano durante unas cuatro horas. O también desde Salento, se toma un camino destapado conocido como “la herradura”, que tarda cinco horas.

Si tu estilo es la aventura, también puedes reunirte con personas que deciden subir en bicicleta este camino destapado. Es un recorrido muy tranquilo y agradable, sobre todo para respirar aire puro.


Si te animas a viajar por Colombia, ¡te invitamos a que visites nuestro blog de viajes!

 

Crédito foto portada: fotocommunity.es