En Colombia no solo se encuentran playas caribeñas, sino también desiertos y zonas áridas. En el departamento del Huila se ubica el Valle de los Deseos, un lugar místico y muy particular. En esta oportunidad, redBus te enseña qué podrás ver en este destino y qué actividades hacer en tu visita.

valle de los deseos

Desierto de la Tatacoa. Foto: guiasybaquianos.com

Desierto de la Tatacoa, paraíso de color ocre

Al sur de Colombia se localiza la llamada “Tolima grande”, una región próspera y con una cultura que celebra sus raíces. Aquí se ubica uno de los paisajes más desconcertantes que existen en el país: el Desierto de La Tatacoa. Esta región en realidad es semiárida y se clasifica como bosque seco tropical. Este destino imperdible para cualquier viajero del mundo, se encuentra a 38 kilómetros de Neiva.

El Desierto de La Tatacoa es la segunda zona más árida de Colombia, solo superada por la península de La Guajira. Su área comprende una extensión de 330 km², además, es un rico yacimiento de fósiles. Se trata de un lugar erosionado y cruzado por cañones secos que se forman en los meses de invierno. Las formas que se crean sobre estas superficies arcillosas, vuelven el paisaje en cárcavas laberínticas que pueden alcanzar hasta 20 metros de profundidad.

El aspecto que el desierto tiene hoy se debe a que este terreno era totalmente diferente hace varios miles de años. Aquí yacía un terreno muy fértil en forma de jardines llenos de varias especies de flores y árboles que poco a poco se fueron secando hasta convertirse en el paisaje que vemos hoy.

En este particular desierto existe poca vida tanto animal como vegetal. Las condiciones de humedad y las altas temperaturas permiten que solo algunas especies se adapten. Entre los animales que se encuentran en este lugar están: las tortugas, los roedores, las serpientes, las arañas, los escorpiones, las águilas, los lagartos y los tigrillos. Estos se esconden en la tierra seca y entre los cactus que alcanzan hasta cuatro y cinco metros de altura.

 

Fantasmas de piedra en el Valle de los Deseos

valle de los deseos

Foto: yimmytours.blogspot.com

Este lugar está ubicado en la parte gris del desierto, se le llama así debido a las formas que tienen la paredes arcillosas. En la noche el lugar adquiere un aspecto tenebroso y, por ello, se dice que las piedras parecen fantasmas. La principal sensación es la de un paisaje lunar. Si hay luna llena, lo ideal es visitarlo de noche y dejarse perder en medio de las estrellas.

La caminata alrededor del valle dura media hora aproximadamente. Lo ideal es terminar el paseo dándose un baño en la piscina natural de los Hoyos. Esta piscina sirve de manantial después de caminar y soportar las altas temperaturas. ¡Y la vista es todo un lujo!

El valle de los fantasmas hace parte del Valle de los Deseos. Este se llama así porque las personas que lo visitan hacen figuras con rocas formando una columna. En esas columnas reposan sus deseos, los cuales adornan el lugar. Cada columna es una historia y, por eso, este espacio tiene una energía especial.

¿Qué hacer cerca del Valle de los Deseos?

Para empezar, se debe saber que El Desierto de la Tatacoa está dividido en dos zonas: la roja y la gris. Esto se debe a los minerales y sedimentos que le dan color a la tierra. La parte roja es conocida como Cuzco y es la más visitada. A la parte gris se le conoce como Los Hoyos, aquí se encuentra el Valle de los Deseos y sus enigmáticos fantasmas de piedra.

Observatorio Astronómico de la Tatacoa

valle de los deseos

Observatorio astronómico. Foto: camilojaramillofoto.com

Ubicado a 10 minutos de Villavieja, es uno de los más frecuentados por los estudiantes de astronomía de todo el país. A través de su moderno telescópico, se pueden descubrir todas las estrellas y tratar de entender sus misterios. Esta actividad nocturna permite descubrir la grandeza del universo. La Tatacoa es uno de los mejores lugares en el mundo para este tipo de actividad.

Paseo en Bicicleta

valle de los deseos

Paseo en bicicleta. Foto: atacoabicitour.com

Otra forma de conocer el desierto es en bicicleta, estas se alquilan y brindan la posibilidad de ir con facilidad de un sitio a otro. También es una oportunidad para conocer a las personas de la región y disfrutar de una bebida típica como un guarapo de caña.

Si se decide hacer este plan, también se puede dedicar un tiempo a la búsqueda de fósiles y a recorrer los senderos que se extienden sobre este vasto territorio. Se suelen ver cabras y chivos andando por ahí. Además, se han encontrado fósiles de moluscos, tortugas, roedores, armadillos y perezosos gigantes.

Villavieja

valle de los deseos

Villavieja. Foto: huilaturistica.blogspot.com

Para terminar, se puede visitar Villavieja. Lo primero que llama la atención es el Parque Principal, que destaca por sus colores vivos y los frondosos árboles que lo ocupan. Cerca de allí está la Iglesia Nuestra Señora del Socorro, el Palacio Municipal, la Capilla de Santa Bárbara y el Museo Paleontológico de Villavieja. 

En el Museo hay más de 600 piezas, entre estas se encuentra la mandíbula de un caimán gigante y el caparazón de una glyptodon, una tortuga gigante. Villavieja es uno de esos pueblos que tienen la magia de transportar a la gente por el tiempo. Su arquitectura, tranquilidad y estilo de vida producen este sentimiento.

 

¿Cómo llegar al Valle de los Deseos?

Para llegar al Valle de los Deseos desde Bogotá, se debe tomar un bus en la terminal de transportes hasta la ciudad de Neiva. Empresas de transporte como Coomotor, Cootranshuila y Líneas Verdes realizan esta ruta. Este pasaje cuesta entre $39.000 COP (12.50 USD) y $69.000 COP (22 USD), dependiendo de la empresa. El trayecto dura alrededor de 6 horas si no hay problemas en las vías.

Desde la terminal de Neiva salen camionetas hacia el municipio de Villavieja y el Valle de los Deseos. Este transporte tiene un costo de $8.000 COP (2.60 USD) por persona y el trayecto toma alrededor de una hora. La ruta desde Neiva hasta Villavieja cuenta con carretera pavimentada, lo que hace que el trayecto sea muy tranquilo.

En Villavieja, como en el mismo desierto, hay varias opciones de alojamiento. Pero por las características del lugar, lo que más se hace aquí es acampar. Esta actividad cuesta entre $10.000 COP (3.20 USD) si tiene carpa propia y $25.000 COP (8 USD) si hay que alquilarla. También se puede hacer camping en medio del desierto y ponerse a prueba con la naturaleza.

Si no se consideran a aventurarse se puede optar por hostales con habitaciones privadas o compartidas. Además, existen cabañas de lujo en medio del desierto.

valle de los deseos

Atardecer. Foto: colparques.net

#ElDato

  • Hay que ir preparado tanto para el calor como para el frío. Las temperaturas cambian mucho entre el día y la noche.
  • Se debe llevar efectivo porque no hay cajeros ni datáfonos.
  • En el desierto se realiza anualmente el Festival Tatacoa, un evento de música electrónica.
  • Es muy importante estar hidratado durante la visita. No olvidar el protector solar, repelente para los mosquitos, gafas y sombrero o gorra para el sol.
  • Existen otras opciones para pasear en el lugar como caminatas en caballo o motos.

El Huila es un departamento muy atractivo que posee destinos turísticos variados, como el maravilloso Valle de los Deseos. ¡No dejes de visitarlo!

 

Si deseas conocer más lugares increíbles en Colombia, ingresa a nuestro blog de viajes.

 

Créditos de portada: desiertolatatacoahula.blogspot.com